El Bachillerato Internacional enseña a aplicar el aprendizaje basado en la indagación.

El Bachillerato Internacional (IB), una fundación educativa sin ánimo de lucro que ofrece cuatro programas de educación internacional (el Programa de la Escuela Primaria, el Programa de los Años Intermedios, el Programa del Diploma y el Programa de Orientación Profesional), ayuda a los alumnos a desarrollar una indagación estructurada en torno a las ideas importantes. Posteriormente, a evaluar sus conocimientos reales a través de un programa de evaluación completo y variado que admite una selección de contenidos lo suficientemente flexible para favorecer el aprendizaje conceptual.

 

Las aulas de los Colegios del Mundo del IB incorporan curiosidad e investigación. La enseñanza se concentra en lo que los alumnos saben y en lo que pueden hacer. Una clase basada en la indagación es divertida y al mismo tiempo un desafío. Lo aprendido previamente puede facilitar y abrir las puertas al conocimiento, habilidades y comprensión conceptual.

 

Los alumnos aprenden a construir su conocimiento a través de la indagación. Ellos pueden explorar y descubrir mediante el aprendizaje basado en conceptos y en ideas importantes. Esto les brinda la oportunidad de influir en su vida a raíz de lo que aprenden. Los alumnos no solo asimilan información para un examen, sino que descubren por qué están aprendiendo, cómo eso les va a ayudar en la vida cotidiana y cómo lo van a aplicar. Esas experiencias vivenciales son inducidas en los programas del IB.

 

El IB reconoce la reflexión como una parte integral y esencial del proceso de aprendizaje. Por ejemplo, en la exposición del Programa de la Escuela Primaria (PEP, destinado a alumnos de 3 a 12 años), la cual consiste en un profundo proyecto colaborativo que se desarrolla durante el último año y con el que culmina el programa, los alumnos desarrollan una unidad solos y a través de esto tienen que demostrar ciertas habilidades de investigación, de comunicación, de pensamiento, de autocontrol y sociales. Los alumnos saben desenvolverse, pensar, indagar, investigar y consolidar la información logrando una exposición donde ellos mismos demuestran su conocimiento y lo comunican al público en general para promover la acción y un cambio. Los alumnos elaboran un trabajo escrito, generalmente en forma de informe, que a veces se presenta encuadernado y otras veces se expone en pósteres. Durante la presentación final de la exposición, los alumnos emplean piezas musicales o de teatro, tanto de forma individual como en grupo.

 

La educación basada en la indagación se centra en los alumnos. Una educación impulsada por conceptos desarrolla enfoques eficaces de la enseñanza y el aprendizaje; inculca en los jóvenes una actitud de aprendizaje para toda la vida que aplicarán de manera independiente y en colaboración con otras personas.

 

Los marcos educativos como el Programa de los Años Intermedios (PAI) del IB –el cual se imparte a alumnos desde los 11 hasta los 16 años y ofrece a los alumnos las herramientas necesarias para indagar una amplia variedad de cuestiones e ideas de importancia local, nacional y global– establecen un núcleo de ideas importantes. La indagación conforma la base de un currículo conectado. Procede de varias disciplinas académicas y es común a ellas. Unifica la experiencia académica de los alumnos y proporciona un vocabulario común a los docentes.

 

El Programa del Diploma (PD), creado en 1968, fue el primer programa ofrecido por el IB. Se enseña a alumnos de 16 a 19 años, a quienes ayuda a desarrollar el pensamiento crítico para analizar problemas de forma ordenada y coherente. La Monografía les enseña a investigar y saber citar correctamente las fuentes.

 

“Los alumnos que cursan el PD se distinguen por cómo son cuando realizan temas de investigación, desarrollan gran responsabilidad y son muy organizados”, señaló Mariana Martínez, coordinadora del Programa del Diploma (PD) del St. George’s College en Argentina. “Los docentes que son capacitados por el IB como tutores para acompañar a los alumnos durante los dos últimos años de la secundaria atienden las necesidades de los alumnos, analizan su perfil y sus gustos, y les sugieren qué materias cursar”.

 

Una educación basada en la indagación lleva a los alumnos a experimentar, innovar y explorar, estimulando su creatividad e imaginación. Durante la evaluación, los docentes determinan lo que aprendieron los alumnos. Observan, analizan y cuestionan para saber lo que los alumnos comprendieron y qué necesitan aprender después.

 

Una característica importante de la educación impulsada por conceptos es que la enseñanza y el aprendizaje deben reflejar la forma en que se estructura el conocimiento en el mundo real y la forma de aprender. En la actualidad, los datos se pueden conocer sin dificultad ni esfuerzo. Sin embargo, con frecuencia permanecen en silos sin conexión, salvo cuando se emplea la estrategia de agruparlos en temas. Los programas del IB brindan a los alumnos la posibilidad de explorar, identificar y reconocer situaciones y problemáticas que se analizan en diversas materias desde distintos puntos de vista para que desarrollen una visión integral del mundo y propongan ideas o soluciones.

 

Este tipo de educación se integra con contextos globales. Los alumnos desarrollan su comprensión de la lengua y la cultura (multilingüismo y entendimiento intercultural) y promueven un compromiso global y local.

 

“Consideramos que los programas ofrecidos por el Bachillerato Internacional son una herramienta óptima para formar excelentes personas, y no solamente en la parte académica, también les proporciona todas las cualidades para que sean íntegras”, concluyó Carlos Trebilcock, vicerrector del Colegio San Viator en Colombia.

 

 

 

EcoTecnológico.com - Derechos reservados 2016  email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Las opiniones expresadas en este sitio son responsabilidad de sus autores